lunes, 20 de mayo de 2019

Tarta de chocolate blanco y fresas

Un postre que no necesita horno y por lo tanto perfecto para los días de calor.
La tarta de queso gusta  a casi todos y mezclada con las fresas tiene el complemento ácido de la fruta que la hace ideal al paladar.


Ingredientes

Para la base

  • 100 gr. de galletas
  • 60 gr. de mantequilla
  • 1 cucharadita de cacao Valor

Para la tarta

  • 250 gr. de nata 35% MG
  • 90 gr. de queso crema Filadelfia
  • 100 gr. de leche
  • 100 gr. de chocolate blanco
  • 30 gr. de azúcar
  • 1 sobre de cuajada
  • 10 fresas aprox. (depende del tamaño)

Para la cobertura

  • 300 gr. de fresas
  • 130 gr. de azúcar
  • 3 hojas de gelatina

Preparación

Para hacer la base trituramos las galletas y mezclamos con el cacao y la mantequilla derretida. 
Forramos un molde con papel sulfurizado y cubrimos la base con la mezcla de galletas asentando bien con el dorso de una cuchara. 
Refrigeramos. 
Ponemos la nata a cocer con el azúcar. 
Cuando hierva retiramos y añadimos el chocolate, dejamos reposar unos minutos y mezclamos hasta que esté totalmente integrado. 
Disolvemos la cuajada en la leche. 
Volvemos a poner la cazuela al fuego y añadimos el queso y la leche con la cuajada. Mezclamos con varillas hasta que todos los ingredientes estén integrados y se forma una mezcla cremosa. 
Si quedan grumos podemos darle un golpe de batidora y quedará perfecto.
Ponemos las fresas partidas en dos alrededor del molde, pegadas al lateral, se sujetan fácilmente si presionamos un poco. 
Volcamos la mezcla de queso en el molde, vertiéndola sobre una cuchara para evitar que se haga un agujero en la base. 
Dejamos templar  e introducimos en la nevera durante 2 horas o mejor de un día para otro. 
Para hacer la cobertura lavamos las fresas, cortamos en trocitos y ponemos en una cazuela con el azúcar.
Cocemos hasta que las fresas estén deshechas, aproximadamente 30 minutos. Hidratamos la gelatina en agua fría.
Trituramos la mezcla de fresas y añadimos la gelatina hidratada. Mezclamos bien para que se distribuya por toda la mezcla. 
Dejamos templar ligeramente. 
Recuperamos la tarta del frigo y volcamos la mermelada de fresas cubriendo toda la superficie. 
Refrigeramos de nuevo hasta que cuaje.
Desmoldamos antes de servir. 
Podemos utilizar mermelada ya hecha pero el sabor no será igual y tal vez  tengamos que colarla para evitar impurezas.




Y una pizca de cariño
Xiana

lunes, 13 de mayo de 2019

Salmón mediterráneo

Una receta fácil, con pocos ingredientes, que reunidos forman un plato sabroso y aromático.
Perfecto para una cena de verano, porque este plato huele a verano.


Ingredientes


  • 800 gr. de salmón
  • 250 gr. de tomates cherry
  • 100 gr. de aceitunas negras
  • 1 cucharada de alcaparras
  • Sal y pimienta
  • Orégano seco al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo

Preparación

Lavamos los tomates y partimos a la mitad.
Ponemos en un bol los tomates troceados, el diente de ajo picado y el orégano seco.
Aliñamos con aceite y sal y dejamos macerar por lo menos durante una hora. Limpiamos el salmón de piel y espinas y partimos en lomos. Salpimentamos.
Volcamos los tomates macerados en una fuente de horno, ponemos encima los lomos de pescado y cubrimos ligeramente con algunos tomates. 
Añadimos las aceitunas negras y las alcaparras.
Horneamos, en horno precalentado a 180°, durante 15-20 minutos. 
Servimos calientes.



Y una pizca de cariño
Xiana

lunes, 6 de mayo de 2019

Tarta de queso y fresas con nata

Antes de que termine la temporada de fresas hacemos esta tarta con ingredientes de siempre y con un resultado exquisito.




Ingredientes

Para la base

  • 180 gr. de galletas
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 90 gr. de mantequilla

Para la crema

  • 250 gr. de queso Filadelfia
  • 250 gr. de queso mascarpone
  • 130 gr. de azúcar glas
  • 200 gr. de fresas
  • 10 gr. de gelatina en hojas (5 hojas)
  • Ralladura de 1 limón

Para la cobertura

  • 10 fresas
  • 250 gr. de nata 35% MG
  • 25 gr. de azúcar glas

Preparación

Para hacer la base trituramos las galletas con el azúcar y añadimos la mantequilla derretida. Mezclamos bien. 
Forramos la base de un molde desmontable con papel sulfurizado y vertemos la mezcla de galleta, extendiéndo y compactando con el dorso de una cuchara. Refrigeramos.
Remojamos la gelatina en  agua fría para que se hidrate. 
Lavamos las fresas, retiramos las hojas, cortamos en trozos y trituramos hasta obtener una salsa.  
Pasamos por un colador para quitar las semillas.  
Calentamos tres o cuatro cucharadas de puré de fresas y añadimos la gelatina escurrida. Mezclamos hasta que se disuelva y dejamos enfriar.
Añadimos los quesos y la ralladura de limón al resto de puré de fresas y mezclamos hasta obtener una crema rosa homogénea. 
Incorporamos el azúcar glas y mezclamos. 
Finalmente añadimos el puré de fresas con la gelatina y mezclamos bien para que se distribuye por toda la mezcla. 
Recuperamos el molde refrigerado con la base de galleta y volcamos la crema rosa. Nivelamos la superficie y refrigeramos durante al menos 2 horas (mejor de un día para otro). 
Antes de servir montamos la nata con el azúcar. 
Ponemos la nata montada en una manga pastelera con una boquilla de estrella y decoramos la superficie intercalando la nata con las fresas partidas a la mitad. Conservamos en la nevera hasta el momento de servir.



Y una pizca de cariño
Xiana

lunes, 29 de abril de 2019

Pasta corta con albóndigas

Un plato de pasta con carne y verduras, completo y sabroso.
Además es tan fácil y se hace en poco tiempo que no nos da pereza meternos en la cocina.


Ingredientes


  • 150 gr. de pasta corta (lacitos)
  • 150 gr. de carne preparada para albóndigas
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento amarillo
  • 1 cebolla pequeña
  • 100 ml. de vino blanco
  • 150 gr. de tomate rallado
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Queso parmesano rallado

Preparación

Cortamos las verduras en trozos pequeños. 
Ponemos aceite cubriendo el fondo de la cazuela, rehogamos la cebolla y los pimientos. 
Formamos las albóndigas (receta aquí) procurando que sean pequeñas y todas iguales. 
Freímos en una sartén y reservamos.
Cuando la verdura esté casi rehogada (15 minutos) añadimos el vino, damos un hervor para evaporar el alcohol y añadimos el tomate rallado. 
Salpimentamos y añadimos las albóndigas, mezclamos y reservamos.  
Cocemos la pasta según la indicación del fabricante. 
Escurrimos y mezclamos con las verduras y la carne, espolvoreamos con queso parmesano rallado y ya tenemos una pasta sabrosa y perfecta como plato único.



Y una pizca de cariño
Xiana

lunes, 22 de abril de 2019

Red velvet bundt cake

Un bizcocho de gran belleza y mejor sabor.
Apetecible desde que lo vemos, con su baño de chocolate, y cuando lo cortamos, esa miga húmeda y esponjosa, puro terciopelo.
Perfecto para acompañar un café o un chocolate a media tarde en buena compañía.




Ingredientes


  • 350 gr. de azúcar
  • 450 gr. de harina
  • 3 huevos XL (ó 4 L)
  • 150 gr. de mantequilla blandita
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de colorante red velvet
  • 15 gr. de cacao en polvo Valor
  • 1 cucharada de vinagre blanco de manzana
  • 330 gr. de leche
  • Zumo de 1 limón

Para la cobertura

  • 150 gr. de chocolate Nestlé postres
  • 150 gr. de nata 35% MG
  • 1 cucharada de miel 
  • 30 gr. de mantequilla
  • Toping para espolvorear

Preparación

Empezamos mezclando la leche con el zumo de limón para hacer el buttermilk. Dejamos reposar hasta que lo vayamos a utilizar. 
Mezclamos la harina con el cacao y el bicarbonato, tamizamos y reservamos.
Engrasamos el molde con spray desmoldante o con mantequilla y harina, ponemos boca abajo y reservamos.
Precalentamos el horno a 200°. 
Batimos la mantequilla blandita (podemos ablandarla en el microondas 20 segundos) con el azúcar hasta que tengamos una mezcla cremosa.
Añadimos los huevos de uno en uno y ligeramente batidos, no añadimos el siguiente hasta que el anterior esté integrado. 
Añadimos la vainilla, el vinagre y el colorante, batimos hasta que todo esté integrado y el colorante bien distribuido. 
Incorporamos la mezcla de cacao y harina y el buttermilk en tres veces, alternando ambos y finalizando con la mezcla seca. 
Mezclamos con velocidad baja hasta que la mezcla sea homogénea. 
Volcamos la masa en el molde que habiamos engrasado y reservado. 
Bajamos la temperatura del horno a 175° y horneamos durante 50 minutos. 
Me sobró masa después de rellenar el molde a dos tercios de su capacidad y aproveché para hacer unas magdalenas. 
Comprobamos el punto de cocción pinchando con una brocheta. 
Apagamos el horno y dejamos el bundt dentro durante 10 minutos con la puerta entreabierta.  
Retiramos, ponemos sobre un salvamanteles y pasados otros 10 minutos desmoldamos sobre una rejilla. 
Dejaremos enfriar totalmente antes de poner la cobertura. 
Para hacer la cobertura ponemos en un cazo a calentar la nata y la miel, cuando empiece a cocer retiramos y añadimos el chocolate y la mantequilla, esperamos unos minutos y mezclamos hasta que todos los ingredientes estén integrados. Dejamos templar. 
Ponemos la rejilla con el bundt sobre una bandeja para recuperar el chocolate que caiga y bañamos la superficie, comprobando que quede bien cubierto. 
Lo bañaremos de dos veces para asegurarnos que cubre toda la superficie ya que el chocolate se va enfriando y la segunda vez estará más denso y cubrirá perfectamente. 
Espolvoreamos con lo que más nos apetezca, lacasitos, estrellitas, corazones, frutos secos, o nada, estará igual de bueno.



Y una pizca de cariño
Xiana